Un glaciar es un río helado formado por la acumulación de nieves en las partes altas de las montañas. Estas masas de nieve se van compactando hasta formar hielo y se desplazan hacia zonas bajas debido a la fuerza de la gravedad.

El desplazamiento de un glaciar no es homogéneo, sino que varía según la orografía del valle por el que se mueve. Puede variar desde unos pocos centímetros al día a unos cuantos metros. Asimismo es más rápido por el centro de la lengua que por los lados, debido a la fricción con las laderas.

La masa de hielo, formado en ocasiones a lo largo de varios años, presenta cierta elasticidad, adaptándose a la forma del valle. Cuando encuentra una parte convexa puede llegar a romperse, formando grietas que pueden tener varios metros de profundidad. Y si la zona es muy convexa, las grietas pueden dar lugar a bloques de hielo que pueden desplazarse y romperse, formando los peligrosos séracs.

external image glaciar1.jpg
external image sombra_foto.gif
Un glaciar es un inmenso agente erosivo que va dando forma a los valles al recorrerlos. En su avance engulle y arrastra gran cantidad de materiales, que se depositan valle abajo cuando el hielo se derrite: son las morrenas, tanto frontales como laterales.

Grietas
Las grietas son el principal peligro al atravesar glaciares.
Normalmente:
external image flechader.gif Son transversales al avance del glaciar
external image flechader.gif Hay más en los lados que en el centro
external image flechader.gif En una curva, hay más en la parte exterior que en la interior
En verano suelen estar a la vista, y por tanto es fácil esquivarlas. Pero en otras épocas del año, o cuando ha nevado recientemente, pueden quedar peligrosamente tapadas, y al caminar por la nieve corremos el peligro de caer.
En ocasiones es difícil imaginar que bajo un amplio manto de nieve haya multitud de grietas y peligros. Siempre hay que tener presente que muchas veces las grietas más peligrosas no son las más grandes, sino las que más se ocultan a nuestra vista.

Rimayas
Las rimayas son las grietas que separan la masa de hielo y nieve de las paredes rocosas laterales del valle. También pueden estar cubiertas de nieve, por lo que los peligros son similares a los de las grietas.

Al cruzar un glaciar
external image flechader.gif Si no hay nieve y tiene cierta inclinación (por encima de 10º) es imprescindible el uso de crampones, para no resbalar al caminar sobre el hielo.
external image flechader.gif Como las grietas suelen ser transversales, mejor cruzar un glaciar en diagonal, para evitar el riesgo de caminar mucho tramo sobre la grieta oculta.
external image flechader.gif No caminar por el borde (labio) de la grieta o rimaya, para evitar el riesgo de que ceda bajo nosotros/as.
external image flechader.gif Si hay nieve, y por tanto riesgo de no ver la grieta, es imprescindible caminar encordados/as en ensamble. Cordadas de dos a cuatro miembros, de forma que si el/la primero/a cae los/as demás pueden reaccionar, frenar la caída, y rescatar al/la accidentado/a con relativa facilidad.

Cruce de grietas
external image flechader.gif El primer método es dar un rodeo para esquivar la grieta y los peligros asociados.
external image flechader.gif El segundo, si la grieta es estrecha, es pasarla de un salto o zancada larga. En este caso también se hace encordados/as, dando suficiente longitud de cuerda para no verse frenado/a a mitad del salto.
external image flechader.gif Muchas grietas tienen puentes de hielo, formados por acumulación de nieve, por los que se puede pasar. Hay que extremar las precauciones, y sólo atreverse sin son sólidos. Se cruzan de uno/a en uno/a, manteniendo asegurado/a con la cuerda al/la que cruza. Según se avanza hay que comprobar la solidez con el piolé. No olvidar que a primera hora son mucho más seguros que al atardecer, ya que el calor del día puede haberlos debilitado.

external image serac1.jpg
external image sombra_foto.gif
Siempre encordados
Al caminar por el glaciar hay que ir siempre encordados/as, en ensamble:
external image flechader.gif De dos a cuatro montañeros/as unidos/as por la misma cuerda, con nudos ocho doble al arnés.
external image flechader.gif Toda la cordada avanza a la vez, salvo puntos delicados que justifiquen realizar un anclaje (con uno o más piolés u otro sistema) para asegurar a/la que avanza.
external image flechader.gif La separación entre montañeros/as debe ser entre 10 y 15 metros.
external image flechader.gif La cuerda debe ir bastante tensa, para frenar cuanto antes en caso de caída.
external image flechader.gif Suelen usarse cuerdas dinámicas de 8 ó 9 mm de diámetro.
external image flechader.gif En caso de caída del/la primero/a de la cordada en una grieta, los demás deben reaccionar clavando talones y piolés, para frenar la caída cuanto antes.
external image flechader.gif Muchos montañeros/as hacen un nudo ballestrinque al piolé cuando avanzan en ensamble, para que el frenado en caso de caída también se haga con el piolé clavado.
external image flechader.gif El/la primero/a y último/a de la cordada no deben atarse al extremo de la cuerda, sino que deben dejar varios metros, que pueden ser muy útiles para rescatar en caso de caída. Este extremo sobrante se lleva en la seta de la mochila o enrollado al pecho.

En caso de caída
external image flechader.gif Toda la cordada, y otras que haya cerca, deben movilizarse para el rescate, abandonando cualquier otro plan que tuvieran.
external image flechader.gif La técnica más empleada en el montaje de un polipasto para una correcta repartición de cargas, y poder tirar de la cuerda para sacar al/la accidentado/a.
external image flechader.gif También hay técnicas de autorrescate basadas en nudos autobloqueantes.
external image flechader.gif Si el/la accidentado/a dispone de tornillos de hielo y se autoasegura dentro de la grieta, las tareas de rescate se facilitan sobremanera.

Las técnicas de rescate en caso de caída en grietas o rimayas son bastante complejas, y conviene aprenderlas bien realizando un curso impartido por especialistas.

Nota importante:
Las explicaciones de esta página no bastan para empezar a hacer rutas sobre glaciares. Es necesario un aprendizaje con monitores/as experimentados/as.
Cruzar glaciares es una actividad con riesgos y deben extremarse las precauciones.


(Para ver la página desde la cual se ha extraído la información, pinchar aquí).